Quiero decirles «No, no voy a venir a las oraciones el viernes porque soy ateo».

Hola. He estado siguiendo este sitio web desde el principio y lo aprecio mucho. Dudé mucho antes de escribir mi historia porque aquí el tema principal es el velo islámico. Quería preguntarte «¿qué tal si compartes algunas historias de hombres que sufren problemas similares?» pero decidí quedarme en silencio para respetar a las mujeres que sufren. Más tarde vi la sección «Esquina Libre» en el sitio web y pensé que podría escribir algún día.

Más tarde vi la sección «Esquina Libre» en el sitio web y pensé que podría escribir algún día. Finalmente estoy escribiendo, comencemos…

Hoy es viernes y estoy en el trabajo. En pocas horas, mis compañeros irán a la mezquita para las oraciones del viernes y yo iré con ellos, sin embargo, soy ateo desde la secundaria. Trabajo como ingeniero en una empresa pública desde hace 7 años. Cuando me gradué, no pude encontrar trabajo por un tiempo y decidí trabajar aquí. Al principio, cada vez que le decía «hola» a mi gerente, él respondía «As-salamu alaykum»*. No solo mi gerente, sino también mis compañeros de trabajo. No me importaba al principio. Sin embargo, después empezaron a decir cosas como «Será mejor que vayas a la oración este viernes».

Me amenazaron diciendo «hay mucha gente adecuada para este trabajo que va a orar con regularidad».

Intenté mantenerme neutral, nunca les dije que soy ateo. Yo dependía económicamente de este trabajo, así que seguí a mi gerente cuando me dijo: «Vamos a orar». Siempre que estábamos en el almuerzo o en una reunión, hacían bromas sobre mi soltería. «Tu casa siempre está sucia, no tienes una esposa que limpiar, nunca comes la comida casera» así…

Pueden parecer conversaciones amistosas, pero siento que están imponiendo un cierto estilo de vida y no respetan el mío. Estoy harta de sentir esta presión invisible todos los días. A menudo dejo las conversaciones y vuelvo a mi escritorio porque tengo miedo de volverme loco, decir cosas malas y ser despedido. Estoy deprimido. Al comparar las letras de las mujeres en este sitio web, podría decir «este no es un problema grave». Mi familia no me maltrata físicamente, no soy dependiente económicamente, nadie me obliga a casarme. Sin embargo, siento la misma presión social. «La ventaja» de ser hombre es quizás la severidad de la situación.

Quiero decirles «No, no voy a venir a las oraciones el viernes porque soy ateo». No quiero que me llamen. Quiero decirles: «Ustedes creen que las mujeres solo deben cocinar y limpiar la casa, no acepto esto, soy soltera, no quiero casarme y también bebo alcohol». Sin embargo, tengo demasiado miedo de perder mi trabajo y no encontrar otro. Estoy aburrido de escuchar las predicaciones en los viernes, recibir mensajes de texto sobre oraciones en WhatAapp. Estoy cansado de decir “as-salamu alaykum” en lugar de “hola”.

* As-salamu alaykum: un saludo religioso entre los musulmanes en árabe.

Traductor: abejita

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *