Empecé a usar hiyab para ocultar mi cuerpo a la gente de casa, no a los demás

Mi historia comenzó cuando era muy pequeña.

Empecé a usar hiyab para ocultar mi cuerpo a la gente de casa, no a los demás. 

Me sometí por un tiempo para ser aceptado, aprobado, no alienado y para protegerme. Mi padre biológico empezó a abusar sexualmente de mí cuando tenía 8 años y duró 9 años.

Sus ojos estuvieron mirando mi cuerpo hasta que cumplí 17. El abuso sexual terminó, pero esas miradas se quedaron. Cuando él me miraba, quería desaparecer, ser invisible. Como es imposible ser invisible, decidí usar hiyab. Cuando llevé el velo por primera vez, tenía 12 años. Sin embargo, como toda niña, me encantaría llevar ropa bonita y maquillar. Cuando me cubrí con el velo por primera vez, tuve muchas reacciones de vecinos y amigos, no de mi familia. Me dijeron «Solo eres una niña», tenían razón pero no conocían el sufrimiento en mi casa. No pude soportar las malas reacciones y dejé de usar el hiyab. Por supuesto, además de eso, el abuso físico que me hizo mi padre y los insultos como soy una puta. Más tarde, cuando tenía 16 años, mi novio insistió en que me cubriera el pelo y lo hice. Sin embargo, no me sentía como yo mismo y lo quité cuando tenía 20 años. Esta vez, mis familiares se enojaron porque yo era una mujer casada con un hijo y pensaron «¿cómo me atrevería? Volví a cubrirme el pelo cuando tenía 22 años porque me sentía culpable. Los pensamientos que me impusieron desde pequeña y las cosas que aprendí en la escuela de la secta religiosa no me dejaron en paz. De hecho, tenía un trabajo y era una mujer económicamente independiente, pero no era libre. Aunque mi cuerpo era libre, siento que alquilé mi cerebro en ese entonces. Di a luz a mi segunda hija cuando tenía 25 años. Cuando nació mi primera hija, pensé: «Puedo manejar a una hija tan fácilmente, protegerla y no dejar que experimente nada similar a mi experiencia». Pero cuando nació mi segunda hija, me enfrenté a las verdades de la vida. Mi hija mayor comenzó a ir al jardín de infantes y pensé que pasa si el conductor del autobús hace algo, o si mi esposo también es un violador como mi padre, etc… Le decía a mi marido «por qué besaste a nuestra hija, por qué le diste un abrazo» como si fuera un pervertido. Nuestro matrimonio estaba en un punto de ruptura y decidí buscar apoyo psicológico. Mi terapeuta me dijo que todo está pasando por mi padre y tuve que demandar. Ese día entendí qué es la presión social. Aunque fue difícil, me enfrenté a familiares y demandé. Mi relación con mi esposo mejoró. Aprendí que lo que otros dicen no es importante y puedo tomar mis propias decisiones. Fue muy bueno y no tuve que obedecer. El hiyab que he estado usando contradecía mi espíritu libre. Me quité el velo por última vez y me enfrenté a mi esposo y a otras personas. Ahora puedo decir que «Este soy yo». 

Solo las personas que me aman por lo que soy pueden quedarse conmigo. Si me quieres por mi ropa o porque obedezco todo lo que dice la gente, vete.

Porque ya no obedezco, me reconcilié con la chica de espíritu libre que vive en mí y nunca la molestaría porque soy feliz con ella. 

Entonces, si le preguntan qué pasó con mi padre, lo condenaron a 13 años y 6 meses de prisión, pero como acudía a los tribunales con regularidad y se decide que no quiere escapar, finalmente lo dejaron.

Aquí está el enlace de la noticia:

https://www.hurriyet.com.tr/yazarlar/melis-alphan/9-yil-suren-cinsel-istismari-aile-ve-ogretmenler-orttu-40708487

**No pudimos encontrar la fuente de la imagen que compartimos con el escrito. Si lo sabe, comente con la fuente.

Traductor: abejita

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.