Tengo 17 años y es la tercera semana de mi vida nueva

Describir mis sentimientos por completo es imposible. Pero todas tenemos experiencias muy similares. Nuestra lucha comienza cuando aceptamos que no estamos solas y cuando confiamos en nosotras mismas. He estado leyendo historias aquí durante mucho tiempo, pero estoy escribiendo una por primera vez. Porque en mi lucha de seis años, estoy tomando una decisión sobre mí por primera vez. Sé que es tan difícil. Pensé que escribir esta carta podría animar y apoyar a otros, así que estoy compartiendo mis sentimientos aquí. 

Es una historia clásica que comienza cuando tuve mi período a los 11 años por primera vez. No quería ser como mis hermanas, pero no tenía más remedio que aceptar. Involuntariamente comencé a usar hiyab y no dije nada a nadie. Al principio, solo tenía un problema con mi apariencia. Soy un perfeccionista que se preocupa por la estética. Era muy pequeña cuando comencé a sentir que me veía diferente a mis amigos con mi velo, me sentía distante. Sin embargo, nunca acepté esto y no pude confesarme. No estaba honesta conmigo misma y me sentí incómoda al respecto. Estaba molesto porque ya no podía jugar en el jardín, nadar en el mar o correr. Tenía que ser una “niña” decente y madura. Cuando mis amigos me preguntaron «¿Llevas el hiyab por la fuerza?», nunca dije que sí. Quería creer que fue mi propia decisión. No querría que otros sintieran pena por mí y no querría sentir lástima por mí mismo. Como no dije que no quería el velo, fue casi mi decisión. Con el paso del tiempo, me sentí atrapado entre esta supuesta «mi decisión» y mi verdadera personalidad. Estaba enojado conmigo solo porque quería ser como mis amigas. 

En los primeros años de mi pubertad, estaba tratando de construir una personalidad para mí que se adaptara a la comunidad conservadora y prejuiciosa. Siempre era tan serio, no divertido, no tenía buen gusto musical ni ideas brillantes, especialmente a los ojos de mis amigos. En esas épocas, la apariencia era todo. Estaba disgustado conmigo mismo por los prejuicios y reacciones malas que creaba. Empecé a odiar salir, solo podía ser yo mismo en mi casa, solo cuando estaba sola. Así empezó mi fobia social. No podía salir de casa sola ni siquiera con mis padres. No quería participar en ninguna actividad social, no quería reunirme con un amigo o probarme cosas nuevas. Quería ser invisible. Cada vez que estaba afuera, quería volver a casa y deshacerse de la presión. Empecé a pasar tiempo frente al espejo y pensar «Sería bonita sin velo, llevaría ropa bonita». Quiero decir, me estaba confesando a mí mismo que en realidad no soy esa persona. Como pensaba así más a menudo, salir de casa era cada vez más difícil, también comunicarme con otros y sonreír. Cuando era pequeña, era una niña alegre y enérgica. Sin embargo, en la escuela secundaria era una chica deprimida, gruñona y disgustada a los ojos de los demás. Era demasiado maduro o me veía así. 

Sobre la religión, siempre fui escéptica. Las cosas que escuché sobre religión de otros nunca fueron suficientes, tuve que investigar. Siempre pregunté «¿Por qué?». Empecé a leer el Corán y a escuchar a los eruditos musulmanes modernos. Me di cuenta de que en el Corán no se dictaba el hiyab con claridad. Me sentí aliviada y pensé «¿Qué pasa si?». «¡Oh, así que si dejo de usar el velo, está bien!» Como he investigado más, me estaba volviendo loca. Hubo decenas de diferentes interpretaciones y decenas de diferentes explicaciones. En breve, primero comencé a cuestionar los versículos del Corán, y luego comencé a cuestionar la religión en general. Lo único que me apegaba a la religión era mi conciencia. Quizás todavía no tengo valor de decir que no creo.  Estaba pensando que la mayoría de las cosas al respecto eran tonterías. Pero, debido a mi ropa, traté de deshacerme de estos pensamientos y creer en la religión. Me esforcé por ser una mujer musulmana que cuestiona cosas, pero siempre fue una reacción adversa. Quería pensar con claridad, porque no podía seguir así, y dejé mi conciencia a un lado. Me estaba enfrentando a mí mismo, llorando. Pensé que después de dejar el hiyab, podría cambiar mi opinión si me arrepiento. Mi familia estaba tratando de hacerme cambiar de opinión. Insistieron en que comprar ropa nueva, hablar con diferentes eruditos me convencería. Sabía que nada funcionaba para mí.

Un día le dije a mi madre que quería quitarme el velo entre lágrimas. No fue fácil. Lo más difícil para mí fue salir sin velo, las reacciones de los demás y el período de adaptación. Me sorprendió cuando mi familia me presionó para que cambiara de opinión. Mi padre culpaba a mi madre, mi madre lloraba y mi hermana se compadecía de mí. Decían «¿Cómo te atreves a hacer eso?», «No tienes miedo a Dios». Por eso me sentía aún más culpable por molestar a mi familia. Independientemente de lo que pasó, estaba segura de mi decisión. Es ahora o en 10 años o en 20 años, no importa. Me enfrenté a todos y decidí ser la persona que quería ser. Lo pensé mucho, pero en realidad, pensar en las consecuencias de mis acciones no marcaría la diferencia. Tengo 17 años y es la tercera semana de mi vida nueva. La primera semana me sentí muy rara, porque después de todos estos años estuve afuera sin velo. Con toda alegría, también siento un nuevo tipo de presión. Pero no te preocupes, esto es diferente y no dura mucho, solo unos días. Eres como te sientes. Me siento muy aliviado, aunque a veces sigo discutiendo con mis padres. Vale la pena y digo por qué no hice esto antes. Sobre la religión, todavía estoy tratando de encontrar las respuestas objetivamente, sin ninguna presión.  Les deseo lo mejor. 

Traductor: abejita

(Imagen: Do Duy Tuan) 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.